Shabat, fiestas judías y Bnei Noaj

  • por

El Shabat y las fiestas judías no deben ser observados por los Bnei Noaj. ¿Por qué?

Dice la Torá en Bereshit 8:22 “Día y noche no descansarán”. De aquí aprenden nuestros sabios en el Talmud (Sanhedrín 58b) que un “Gentil que descansa, es pasible de pena de muerte”.

El concepto de “descanso” aquí se refiere a tomar un día de la semana como día de descanso religioso, es decir, en nombre de Dios, incluso si no fuese el séptimo día de la semana. El concepto de “muerte” aquí se refiere a muerte celestial, no a muerte por un juzgado terrenal.

Esta idea está mencionada en la ley judía (halajá) en Rambam, Leyes de Reyes, cap. 10, ley 9. Esto significa que los gentiles tienen prohibida la observancia del Shabat. Esto no quiere decir que no puedan descansar en el sentido simple de la palabra, sino que ese descanso no puede ser en honor a que Dios creó el universo en seis días y el séptimo descansó.

A su vez, en Shmot 31:12-17 la Torá dice claramente que el Shabat es un día de festejo exclusivo para el pueblo judío.

12. Dios le dijo a Moshé

13. que les hablara a los israelitas y les dijera: Deben todavía cumplir Mis sábados. Es una señal entre Mí y ustedes por todas las generaciones, para hacer que comprendan que Yo, Dios, los estoy haciendo santos.

14. [Por consiguiente,] cumplan el Shabat como algo sagrado para ustedes. Todo el que haga trabajo [en Shabat] será cortado espiritualmente de su pueblo, y por consiguiente, todo el que lo viole será condenado a muerte.

15. Hagan su trabajo durante los seis días de la semana, mas guarden el sábado como Shabat de Shabatot, sagrado para Dios. Quien haga cualquier trabajo el sábado será condenado a muerte.

16. Los israelitas, de este modo, guardarán el Shabat, haciéndolo un día de reposo por todas las generaciones, como pacto eterno.

17. Es una señal entre Mí y los israelitas que durante los seis días de la semana Dios hizo el cielo y la tierra, pero el sábado cesó de trabajar y se retiró a lo espiritual.

Rashi, uno de los comentaristas principales de la Torá, explica sobre el versículo 13 citado que la idea de “una señal” es que es una muestra de la grandeza del pueblo judío que Dios les legó el Shabat. Luego explica que “para hacer que comprendan” se refiere a que todas las naciones del mundo sepan que “Yo, Dios, los estoy haciendo santos”, o sea, que Dios santifica al pueblo judío con el Shabat.

Así también todas las festividades mencionadas en la Torá son señales del vínculo entre el pueblo judío y Dios y se aplica la mismo ley de manera que los gentiles no deben cuidar esas fiestas.

Las excepciones a esta regla son las fiestas de Rosh Hashaná, cuando conmemoramos la creación de Hombre, todos los seres humanos y Iom Kipur, el día de la expiación.

El Talmud (Rosh Hashaná 16a) explica que Rosh Hashaná es el día del juicio Divino para todos los seres humanos y Iom Kipur, el día de expiación, es el día en que es sellado ese juicio. De aquí surge que estas dos fiestas judías tiene relación con los gentiles también.

Sin embargo, esa relación no es con los preceptos específicos de cada una de estas fiestas, como ser escuchar el sonido del Shofar en Rosh Hashaná y ayunar en Iom Kipur, sino con el contenido conceptual de la fiesta: Rosh Hashaná como día de juicio y aceptación de Dios como Rey por sobre toda la creación y Iom Kipur como día de expiación de transgresiones y perdón Divino.

La forma adecuada que un gentil puede pasar estos días es recitar salmos. Todos los salmos. En Iom Kipur se puede agregar, en algún momento del día, una confesión de los pecados del año anterior, e incluso de años anteriores. Pero no como obligación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =